Noticias

87 años de nuestro primer mártir Antonio Secchi Dachenna

117112020romeria.jpg7 de noviembre de 2020. En romería realizada el pasado 14 de noviembre, con personal de Guardia de nuestra Compañia al mando del Capitán José Manuel Estefane se trasladan a rendir honores a Antonio Secchi Dachenna al monolito ubicado en Avenida Libertador Bernardo O'Higgins y Libertad. Además, mediante la tecnología los voluntarios desde diversas partes pudieron seguir dicho acto.

Una vez de regreso en nuestro cuartel el Tte. (I) Francesco Zequetto procedió a hacer una reseña de lo ocurrido al Voluntario Secchi hace 87 años.

"Como cada 14 de noviembre, desde hace ya 87 años, nuestra Compañía se reúne con el propósito de recordar la caída de nuestro primer mártir, de la primera luz que nos ilumina en nuestra vida bomberil, don Antonio Secchi Dachenna.

En efecto, fue un 14 de noviembre de 1933 cuando al advertirse el desarrollo de un gran incendio en la Alameda, casi esquina de la calle Libertad, oficiales y voluntarios de la Pompa Italia que se encontraban reunidos en el cuartel, a poca distancia del siniestro, concurrieron raudos a enfrentar la emergencia.

Cuentan las crónicas de la época que don Antonio Secchi participó del combate al incendio con especial arrojo y valentía, consiguiendo incluso rescatar de entre la estructura en llamas a una persona que se encontraba atrapada y en un estado de semi asfixia.

Desgraciadamente, cuando se marcó el minuto fatal en el que el destino tenía preparado el salto de don Antonio Secchi a la eternidad, tuvo lugar un derrumbe que afectó a varios voluntarios, y que significó para nuestro mártir sufrir heridas y lesiones que acabaron arrebatándole la vida.

Testigos de la desgracia recuerdan que, al momento de descubrirse el cuerpo de don Antonio bajo los escombros del derrumbe, fue posible apreciar que mantenía firmemente entre sus manos el pitón que se encontraba a su cargo, lo que es evidencia de que hasta el último momento se mantuvo fiel a sus deberes como bombero.

Hoy, casi 90 años después, y en representación de los voluntarios activos de más reciente ingreso, me ha correspondido el honor de dirigir estas palabras a la Compañía, en una ocasión que es de aquellas impostergables para todo oncino. Recordar y honrar a nuestros mártires es un deber, y ante todo, una oportunidad para renovar nuestro compromiso con nuestra querida Pompa Italia. Es decirles a nuestros mártires, a don Antonio Secchi, a don Claudio Cattoni y a don Carlos Giaverini, que su sacrificio no fue en vano, que existen nuevas generaciones de bomberos que continuarán su senda y harán aun más grande el nombre de la institución, para que de ese modo, su luz se mantenga entre nosotros por siempre.

En nuestra querida Pompa, más que miembros de una compañía, somos integrantes de una familia, y esta familia se ha congregado hoy, a pesar de la pandemia, a pesar de la distancia, para recordar a uno de los nuestros, para expresar que vive en cada uno de nuestros corazones, y que su ejemplo y vocación nos acompaña en cada uno de los actos a los que concurrimos en cumplimiento del deber.

Nuestra compañía ya camina hacia sus 107 años de historia, gozando de excelente salud, mirando al futuro y consolidándose cada día más en los diversos aspectos de lo que representa la Pompa Italia. Sin duda, una de las claves de ese éxito institucional, es el irrestricto respeto por nuestras más profundas tradiciones. Por ello, mientras exista la 11, mientras exista un oncino, Antonio Secchi Dachenna estará vivo, diciendo presente a través de nosotros en cada ocasión en que la Compañía se congregue.

Gracias a todos."